Los especuladores siguen posicionados baji...

Segundo número de Trader Secrets...

Relación Dollar Index y SP 500...

La guerra de las divisas...

Euro Yen...

El Blog de Mario Conde

marioconde

Vía Cotizalia me entero del blog que ha comenzado Mario Conde. Intenta volver a la actualidad uno de los grandes protagonistas de una de la mas grande quiebra de un banco en España. Es probable que ese record en los proximos años quede superado.

No sabría valorar realmente, en parte porque me pillo algo joven esta intervención de banesto, para saber que parte culpa pudo tener el gobierno, que parte culpa tuvo Mario Conde y parte tuvieron sus colaboradores. Lo que mas me cuesta en estos casos es entender si realmente el gobierno intervino por una situación de extremado riesgo o por injerencias politicas de otro tipo que cada cierto tiempo se dan. Rumasa fue probablemente parace mas un caso de este tipo. Por contra en este sentido en EEUU parece todo mas transparente,  quizás sea la lejanía. Pero parece que la situación de los bancos que han tenido que ser ayudados o incluso el que se dejo caer, ha sido un tema puramente de mercado.

En cualquier caso y confiando en nuestro justicia deberíamos pensar que Mario Conde pudo cometer acciones delictivas cuando estuvo presidiendo Banesto. Ahora vuelve de nuevo a la vida publica y este nuevo paradigma de Internet le permite no depender de lo que quieran contar los medios de prensa financiera para poder contar directamente el la historia. Una oportunidad para aquellos como Mario Conde que son especialmente mediaticos. Su blog ya tiene mas de 2.000 visitas al día y es probable que vaya en aumento. Dependerá de lo que quiera compartir con nosotros. Para ello pide DNI para poder dejar comentarios, intentando identificar quien puede ponerle comentarios criticos.

Si piensa que puede controlar lo que se puede decir de el en Internet, es que todavía no conoce muy bien el medio. Eso es incontrolable. Lo bueno es que podrá contar su historia y mucha gente lo leerá, pero la red es muy transparente con muchas cosas, y tambien se conozcan probablemente cosas que el no quiera sacar a la luz. Tambien se sabrá si escribe el o no, como ya ha pasado con otros politicos.

Será interesante escuchar lo que tiene que decir. Independientemente de saber si Mario Conde es o no un ladron de guante blanco, lo cierto es que nuestra sociedad los trata demasiado bien en muchas ocasiones en comparación con el que roban para comer. Y eso no es justo.

Your Social Investment Network

Tags: ,

Categoría: Enlaces

Comentarioss (8)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Enlaces recibidos

  1. La importancia de la Pérdida Esperada | FinancialRed | enero 28, 2011
  1. campis dice:

    tu chico pareces @|#
    no vas pasas a ver cuando se ve escrito
    a frecuencia y modos salida en algunas televisiones entrevistas.
    queda absurdo se le vayan escribir
    Esto pasa con los politucuchos creen ser ombligos del mundo acaparar todo donde se mueva
    ,asi caso faceebook youtube etc
    Pero carecen fondo. Son puros falacia
    la politequeria tremendamente tiene hedor
    cateto embuste español
    son primitivos carentes criterio caracter
    y claro no dan comparacion un tipo
    expresa sensacionalmente bien y concordante
    de lo sucede , esta sucesos estan
    a la conciencia en un plano avanzado
    Yo creo vale el blog de m.c por alto de media
    y ya ves que gente van numero.ser es

  2. Angel dice:

    No puedo estar mas de acuerdo con la última frase.

    Por otro lado el blog del tipejo es cutre con ganas. De finanzas (o mejor dicho, de mangonear en finanzas) sabrá un rato, pero de gramática básica le queda un trecho (especialmente en eso de poner puntos y comas). Sobre la idea del DNI, que pida tambien el número de cuenta del banco… con semejante historial, seguro que hay cazurros que se lo darían.

  3. Ana dice:

    Cosidero que MC puede escribir ytener
    su blog que parece ser un exito pero
    no me gusta que pida el DNY

  4. M CARMEN dice:

    ME PARECE INTERESANTE EL BLOG, PERO MÁS AUN LA IDEA DE QUE UN DÍA NO MUY LEJANO PUDIRA MC PRESENTARSE A UNAS ELECCIONES Y PUDIERA GANARLAS. CREO QUE EL SEÑOR AZNAR Y EL HARÍA BUENA PAREJA DE GOBIERNO.
    LAS PALABRAS SOCIALISTA Y CRISIS YA ABURREN,BUSQUEMOS UN CAMBIO EXPLOSIVO E INTELIGENTE.

  5. Bell dice:

    El señor Mario Conde pone nombre a un blog que cada día es un poco menos suyo.
    La cohorte de palmeros, radicales e hipócritas que se han hecho con el timón, ha contaminado un lugar que a priori velaba por la pluralidad, tolerancia y libertad de los comentaristas.

    Una verdadera lástima.

  6. Sergio Farras dice:

    Don Mario. Escribo estas palabras desde el rsepeto y mi más profunda impicación en la crítica social.
    Reciba un cordial saludo.

    Mario Conde, de astuto banquero a monje arrepentido.

    El alma suele limpiarse en el retiro y en la contemplación más solitaria y separada del cuerpo. En una estrecha y oscura celda para meditar, mientras el espíritu puede subir a alturas inimaginables.

    El señor Mario Conde, que fue icono de algunos yuppies atontados de los noventa, se nos presenta ahora un tanto arcano y medio místico. De corte misántropo y de introversión afligida, limpiando su conciencia entre el arrepentimiento y el remordimiento que da la penitencia. Desguarnecido ya del poder que ostentó fastuoso. Y ahora desnudo de ambición y acogiéndose a la honorable llama que alumbra el arrepentimiento. Total, seiscientos mil millones de las antiguas pesetas no es para tanto. Ni tampoco para tomárselo como algo personal. Solo es dinero, vil metal, míseras monedas que cabrían en un cesto de sencillo mimbre, sin asa por donde poder cogerlo.

    El señor Conde, que ya hace algún tiempo que disfruta de su libertad de una condena cumplida. Vivió unos años entre callados muros carcelarios -ese fue su patíbulo-. Y tomado las debidas precauciones purgó su pena en un tálamo, sólo y desorientado. Y se ve -según nos cuenta desde su sencilla vida actual, ya no como necio, quizás ya como sabio- como descubrió la virtud que da la filosofía y el estoicismo de la soledad. Más de destierro obligado que de voluntaria clausura impuesta. Lo que sorprende, porque esto de filosofar no da dinero y tampoco es exorcio de banqueros y astutos mercaderes de almas de bronce.

    Cuando juicio… Ahora, Mario Conde ya no tiene ese porte de galán y conquistador de irresistible y encantadora aura de flecos imantados, ni tampoco la fiera mirada del Dragón de Cómodo, ni el sarcasmo de Grouxo March. Más bien su mirada es triste y melancólica. De un mirar hacia atrás para entender su actual y simple brevedad de su tiempo presente. Que ahora es de recuerdo como forma actual de su particular derrotero.

    Su condena fue ejemplar, en su momento, de una justicia que no le consintió la burla y la chirigota. Cometiendo la imprudencia de ofender al juez. Riéndose y haciendo sátira como si la justicia fuera sólo un festín para los ricos. Pues el delito no corre más peligro que contra quien lo practica. Y las diligencias van más ligeras cuando uno traspasa la línea de la roca donde se construye para acabar haciendo sombra triste y mustia a la luz de un candelabro.

    Don Mario fue un trabajador incansable, eso sí. Se levantaba con las del Alba, y sus neuronas ya estaban operativas cuando los demás mortales todavía dormíamos entre sueños de ceniza. Él no; él maquinaba desde su omnipotente despacho tretas y argucias, donde el banco era como su particular “Monopoly siendo él la banca y, los demás, simples fichas de sencillo e ingenuo parchís de toda la vida.

    Quizás su error más aberrante y disparate peor pensado fue cuando entró en tratos con aquel ambicioso y traidor avinagrado coronel del Cesid llamado Perote. Todos tenemos errores de esos que hacen mal o engordan. Hasta Descartes tuvo su error; el de separar el cuerpo de la mente con su tesis de que pensar es igual a ser, cuando se trata justamente de lo contrario. Lo malo es que hay errores demasiado hedonistas que no se pueden permitir. Pues el ego suele ser por antonomasia, el peor enemigo del hombre.

    Intentó chantajear al gobierno con información muy sensible que, probablemente, de ninguna de las maneras podría ver el sol. Como la rosa negra, de esas que pueden vomitar azufre sobre el estado. Intentando hacer uso del informe “Criollo” como presunta “arma” para invalidar la intervención de Banesto. Como si tuviera en su poder la “caja de pandora”, creyendo así que del aquelarre saldría inherente y que los truenos no le alcanzarían.

    Los años suelen sacar la verdad más pintoresca y engañosa. Ya lejos queda su etapa de brillante estudiante en Deusto donde hizo fama, historia y leyenda comerciando con sus apuntes a otros estudiantes menos aplicados y probablemente más cafres.
    Vendiendo antibióticos al por mayor – o sea, todos- fue su primer logro más sonado, especulativo y mercantil. Con el dinero ganado compraron un gran trozo de la tarta de Banesto. A los 39 años ya era presidente del banco y todos los españoles aprendimos que una OPA no era un derivado de hidrocarburos. Intentó fusiones y tratos con el viejo lobo de la banca más clásica y tradicional de la época; Alfonso Escámez. Pero éste, probablemente, lo debió de ver venir y no se fió de pelos engominados ni trajes de talle hechos a molde y de medida.

    Don Mario, a cada paso que daba le salían bastante bien las cosas. Y todos juntitos con los Albertos, las hermanas Koplowitz, y el “travieso” De la Rosa; aquél señor que se compró un parque de atracciones para él sólo. Fueron todos moda en el papel couché más deseado de los noventa. Una bacanal de delirios llevó a la “Jet Set” y demás vividores de aquellos años a embriagarse y arrimarse como sombras de esponjas de cuerpos opacos. Y sobre tanto festín del dinero fácil y de pelotazos desmedidos. Viendo como la codicia era prima de la avaricia, y sin sentir más culpa que aquél mercader de Venecia que vendió su vida por una libra de su carne.

    Su guiño a la política fue discreto, como algo nómada y de refilón. No convenciendo, probablemente, a los conservadores más escépticos. Pues debieron ver que con las cosas de comer no se juega y las manos contra más limpias, mejor, que luego van al pan.

    Todo esto, aparentemente, estaba muy bien y muy de moda. Pero un frío día del mes de diciembre, antes de Navidad, el Banco de España actuó como el verdugo, aplicando el “garrote vil” de la intervención más sonada con clarines de enjuiciadores togados. La espada de la justicia cayó con todo su peso, a plomo, sobre el astuto financiero, haciendo preso a el banquero de pelo engominado y repeinado. Qué, trémulo sobre su trono, acabó perdiendo todo lo ganado y su carrera convertida en un triste sollozo. Despidiéndose así; con un llanto de lástima y grima de la ebriedad mal entendida que puede dar el codicioso poder. Al final el trono desde donde regía se vio que era de blanda arcilla y no de sólido mármol, como suelen ser los de verdad. Quizás, de un barro mugriento y abyecto idéntico a sí mismo.

    Por la sed de la codicia acuden muchos a beber de su fontana, para embriagarse hasta enajenarse. Y con el calor que da la avaricia se fundieron los egos más ególatras. Eran tiempos donde manaban las monedas en frescos borbotones, de una hemorragia y borrachera a costa de las alforjas del equipaje de los clientes y accionistas del propio banco. Y que parecía que salía el dinero por el torrente del río de la opulencia. Acuchillada la humildad, despreciada la virtud de la modestia, pensando que la abundancia era Jauja para encerarse toda la vida. Desconociendo el ciudadano que la cosa tenía truco de prestidigitadores de manos sospechosas de algo. Y falsa fachada de papel mojado que acabó siendo fundida por el calor de la verdad.

    Probablemente Don Mario anduvo tanto que se paso de largo. Pensando, como aquél, que nunca le puede alcanzar la justicia. Siendo sus risas y desprecio a la justicia su sepelio como banquero y empresario. Pues si en otros con verdades más referentes de sendas imposibles se deben a los griegos, estos que especularon con conciencia cruenta pagaron con los pensamientos solitarios en umbríos aposentos. Para que pudieran reflexionar y se dieran cuenta de su necedad de avaricia, dejándolos ciegos en su codicia.

    Es virtud suave el dinero. Y el poder cruel enfermedad que puede descomponer el alma. Y, podrido de dinero hasta el tuétano, tampoco se ve que se alcanza la felicidad más platónica. Aquella que se anhela y que sólo es ficticia y adulterada por la irrealidad de los sueños de la usura y la avaricia.

    En el principio fue el ser, posteriormente el pensar; somos, luego pensamos. Ese fue el error de Descartes. El de Mario Conde, que lo cuente él algún día.

    Sergio Farras, escritor tremendista.

  7. Creo que no me equivoco al pensar que Gobierno es una palabra que “ya no se utiliza”.
    Nada mas que decir.
    Saludos!

Deja un comentario


Logo FinancialRed